Globered
Consigue tu propia página web

Palabra de fuego

apostolica y profetica


0 0 0

El propósito de Dios al tratar con nuestras vidas

Por: Reinoalfredoaguilera | Publicado: 24/07/2010 08:57 |
El propósito de Dios al tratar con nuestras vidas Base Bíblica: Deuteronomio 8:1-20 Introducción: Cuando atravesamos períodos de prueba, generalmente nos enfocamos en lo adverso de las circunstancias y desestimamos el hecho de que las pruebas—en el plan de Dios—tienen un propósito: prepararnos para las bendiciones. El asunto está en cuál es la actitud que asumimos en los períodos críticos. Si cambia nuestra perspectiva alrededor de las pruebas, comprendemos que constituyen la antesala a las a las bendiciones. Deuteronomio 8 nos permite comprender el propósito que tiene Dios con las pruebas y de qué manera, podemos aprender y beneficiarnos, cada vez que se nos presenten. I. Las pruebas en el plan de Dios están ligadas a las bendiciones 1. Las bendiciones de Dios generalmente tienen un condicionamiento, relativo a nuestra fidelidad y perseverancia (vv. 1, 6) 1.1. Ser fieles a Dios es fundamental 1.2. Vivir, multiplicarse y tomar posesión de la tierra prometida. Ser esforzados y valientes. 2. Las pruebas revelan lo que hay en nuestro corazón y nos preparan para las bendiciones (v. 2 b) 2.1. En medio de las pruebas, Dios nos provee (v. 3 b) 2.2. Las bendiciones de Dios sobrepasan nuestras expectativas (vv. 7- 9) 3. La infidelidad a Dios nos roba las bendiciones (vv. 19, 20) II. Dios tiene un propósito en medio de las pruebas que nos sobrevienen 1. Las pruebas en Dios tienen un propósito (vv. 2 a, 3 b) 1.1. Atravesar el desierto 1.2. Doblegar el orgullo 1.3. Períodos de escasez 2. En medio de las pruebas, está Dios acompañándonos (v. 4) 2.1. Dios marcha junto a nosotros 2.2. Dios nos protege 3. En medio de las pruebas, Dios nos disciplina (v. 5) III. Las bendiciones no pueden llevarnos a olvidar el propósito que tuvo Dios con las pruebas 1. No podemos dejar de agradecer a Dios por su provisión (v. 10) 1.1. Reconocer a Dios en todos nuestros caminos 8v. 11 a) 1.2. Seguir fieles a sus mandamientos (v. 11 b) 2. No podemos olvidar que la provisión viene de Dios (vv. 12-14) 2.1. Fue Dios quien nos guió en medio de las pruebas (v. 15) 2.2. Fue dios quien nos proveyó en medio del desierto (v. 169 a. Es por el amor de Dios que somos bendecidos (v. 179 b. Es por el poder de Dios que somos bendecidos (v. 18) Conclusión: Dios nos bendice abundantemente. Por su infinito poder y amor, recibimos provisión, no solo en medio de las pruebas sino cuando hemos atravesado exitosamente los desiertos. No obstante, cuando hayamos sido abundantemente bendecidos, no podemos olvidar quién fue el que lo hizo: nuestro amoroso Padre celestial. A Él debemos agradecerle y guardarle fidelidad en todo momento de nuestra vida. Si nos apartamos, la infidelidad a dios nos robará las bendiciones. Pregúntese: ¿Cuál es mi actitud frente a las pruebas? ¿Encuentro bendiciones en los períodos difíciles?
Comenta